jueves, 27 de noviembre de 2008

CARACTERISTICAS DE UN GALLO INGLES

La cantidad de atributos o defectos que se atribuyen a ciertas características en los gallos son muchas y variadas. El mapa que traza la observación es grande y amplio. El preciso hablar de ellas aunque podamos o no compartir las conclusiones. Cada cual haga las suyas.

Si el gallo no tiene buenos huesos en el muslo tiene una estructura de huesos muy fina en el cuerpo que es un defecto a evitar. Una cabeza grande y tosca denota un cruce ordinario igual que las alas y colas cortas. Los gallos cortadores son los que tienen las espuelas bajas y una curvatura entre muslo y pata (los de patas rectas no cortan). Los gallos con patas abiertas son desbalanceados. El muslo debe ser más largo que la pata para tener balance ( cuatro pulgadas de muslo y dos de pata es lo ideal).

Para determinar si un gallo tiene sangre oriental vea si no tiene ninguna quilla. El gallo fino siempre tiene la quilla algo pronunciada. Las patas pequeñas, la cabeza redonda y la cresta pava son signos de gallo oriental al igual que el color de pata amarillo.

El gallo fino tiene los dos huesos del cócix juntos. Si los tiene separados no es un gallo fino. Estos huesos se utilizan en algunos lugares para determinar como se colocan las espuelas. Si estos huesos están juntos se arma hacia fuera; si están separado hacia adentro. La gallina fina pone pocos huevos (cinco a seis huevos); la que no pone de siete a once huevos. La gallina fina tiende a ser pequeña.

El buen padrote tiende a ser cortés con sus gallinas. Cuando se le echa comida llama a estas a comer primero y no las arremete a menos que no sean para separarlas cuando pelean. El gallo que arremete a sus gallinas no es un buen padrote. Los gallos que mejor castan son los hijos de gallinas que transmiten. Los ojos del gallo deben ser prominentes y profundos. Los gallos finos tienen los ojos rojos y no debe castarse con aves de ojos claros, pues es un signo de debilidad.

En cuanto al color de la pata, los castadores antiguos preferían los pati-blancos, pues entendían que esto era una característica del gallo inglés. En Inglaterra hasta que no se introdujo sangre oriental (malayo) todos los gallos eran patiblancos a los pati-amarillos se les llamaban despectivamente como “los importados”.

En cuanto a las gallinas escoja las activas y alertas; las malas gallinas tienden a ser vagas y torpes. Vea detalles como la cloaca: la gallina que esta poniendo debe tener una cloaca grande, humeda y ovalada. No arrugada y seca. El abdomen debe sentirse suave y redondo al tacto. Los huesos pubicos que se encuentran sobre la cloaca debe estar separados y flexibles. Las gallinas que no son buenas tienen los huesos pubicos estrechos y no flexibles.

En la gallina observe qué tipo de huevo pone: su forma y tamaño, si la capa del huevo es delgada y porosa. El huevo debe ser lo más perfectamente ovalado, grande y duro y sin porosidades. Cualquier irregularidad en la forma y tamaño del huevo (pequeño o demasiado grande) es un signo negativo que puede ser indicativo de que la gallina no es buena reproductora. Por supuesto, esto presupone una alimentación adecuada del ave.